El crecimiento del mercado inmobiliario de Cataluña

En el último año Cataluña se posiciona en el número uno de las Comunidades Autónomas españolas en experimentar un crecimiento positivo y remarcable en el sector de la venta y compra de inmuebles. En los últimos meses han registrado un menor dinamismo en cuanto a demanda residencial, pero en el conjunto del año, Cataluña creció un 23%, siendo la media española del 13,9%. La capital, Barcelona, registró un aumento de operaciones del 25,3%, seguida por Lleida (21,7%), Tarragona (18,1%) y Girona (16,9%). La compra por parte de extranjeros es la más destacable y supone el 15,8% del total de ventas elevándose en un 16% con respecto al año anterior. Girona es la provincia catalana en la que los extranjeros han comprado más viviendas. Siendo un 31% de las transacciones totales realizadas por este grupo de clientes.

Sin embargo, vender piso en Barcelona se ha convertido en un negocio en alza para aquellos que dispongan de inmuebles de lujo o en zonas privilegiadas. Puesto que los principales inversores son clientes rusos y de países de la antigua Unión Soviética de alto nivel adquisitivo, este es el momento para sacar al mercado aquellos inmuebles situados en las costas catalanas en los que pueda recaer el interés del cliente potencial. Casas y pisos de grandes dimensiones y calidades de lujo dispuestos en enclaves idílicos como los que encontramos en Costa Maresma, en los alrededores de Barcelona, con aguas cristalinas, playas de arena y un paisaje espectacular. O aquellos inmuebles situados en Costa Brava, con 180 km de litoral, rodeados de montañas y acantilados que ofrecen una vista de pájaro sobre el Mar Mediterráneo. Todos impregnados de la cultura y gastronomía mediterránea tan preciada por los extranjeros del este y que suponen el principal atractivo de este litoral catalán.

Se ha observado también el crecimiento de inmobiliarios dedicadas y especializadas en este tipo de comprador, ya que entre otras diferencias culturales el idioma es algo indispensable para transmitir la confianza de la compra a la hora de realizar las operaciones comerciales. De este modo, han surgido algunas empresas como la inmobiliaria Damlex Realty totalmente comprometida con sus clientes rusos. Que ofrece todo tipo de facilidades para el comprador extranjero que desea adquirir una vivienda en el adorado litoral catalán. Ofrecen un contacto directo con el vendedor, sin intermediarios, en ruso y un trato exquisito y pormenorizado en la visita y compra del inmueble. Lo que hace muy fácil para el comprador cualquier transacción en un país y un idioma que desconocen.

De esta manera, el crecimiento del mercado se mantiene en alza, si bien en este sector del lujo no tanto en el sector de menor nivel adquisitivo y gracias a la riqueza natural y tradición cultural de la que se hace eco Cataluña. Aunque este impulso es más que necesario y valorable para consolidar un mercado tan denostado en los últimos años de la crisis económica como es el mercado inmobiliario, quizás el más perjudicado desde el principio del declive económico en España.

Edicions locals