Barcelona, la ciudad tecnológica más barata para trabajar en un coworking

También es una de las ciudades europeas más atractivas para instalar oficinas

Contingut publicitari

Barcelona, la ciudad tecnológica más barata para trabajar en un coworking
Barcelona, la ciudad tecnológica más barata para trabajar en un coworking

Barcelona es una ciudad moderna e innovadora y, por tanto, se ha transformado en una capital muy atractiva para la instalación de nuevas empresas. Pero no solo se instalan cada vez más empresas, sino que avanza puestos como capital tecnológica.

Una de las razones por las que aspira a ser la capital tecnológica europea es debido a sus precios del alquiler competitivos en los coworkings. Estos precios se sitúan en unos 220 euros por semana aproximadamente; mientras que el precio de un espacio en un coworking en cualquier otra gran ciudad europea es de alrededor de 330 euros al mes.

Por estas razones, las oficinas de alquiler en Barcelona son una gran opción, y más teniendo en cuenta los precios tan elevados en las grandes urbes europeas como Londres, París o Ámsterdam.

Barcelona, la capital más atractiva para instalar oficinas

Barcelona es una de las ciudades europeas más atractivas para instalar oficinas y lo es a pesar de que en comparación con otras ciudades españolas, puede tener un precio del alquiler elevado. Sin embargo, si se realiza una comparación con el resto de Europa resultan precios muy competitivos.

La apuesta de la capital catalana es optimizar sus espacios y como consecuencia, la proliferación de coworkings cada vez es mayor.

Los coworking, la alternativa perfecta para instalar una empresa

Los coworking se convierten en una gran opción a la hora de instalar una empresa debido a la flexibilidad que aportan.

De hecho, en ciudades como Londres o Dublín los coworking cada vez tienen un papel más importante ocupando el 13% de la superficie total de los espacios.

Por tanto, se puede afirmar que el compromiso de las ciudades europeas con los coworking es cada vez mayor y es una gran solución para captar cada vez más a empresas que acaban de iniciar su actividad.

Ahora bien, no se puede pasar por alto que Barcelona tiene mejores precios que otras urbes como San Francisco y Estocolmo, donde en ambas el precio por un espacio en el coworking es de unos 1.000 euros al mes.

Barcelona, la ciudad perfecta para el coworking

Los precios más competitivos están en Barcelona, donde el precio medio del alquiler de una mesa es de aproximadamente unos 330 euros al mes.

Por tanto, Barcelona tiene todas las papeletas para convertirse en la ciudad tecnológica más barata para trabajar en un coworking, superando a todas las ciudades europeas que podrían ser su competencia.

¿Seguirá la proliferación de los coworking en alza?

Edicions locals