De las nubes idílicas a las tecnológicas

Herramientas de innovación múltiples y muy variadas que han cambiado la vida cotidiana de la sociedad.

Aparador

De las nubes idílicas a las tecnológicas
De las nubes idílicas a las tecnológicas | Rawpixel.com

Por todos es conocido, la riqueza que tiene el diccionario castellano. Son muchas las palabras polisémicas que se usan diariamente, para definir o nombrar adjetivos, sustantivos o verbos muy diversos. Su utilización se lleva a la máxima expresión en el caso de los nombres, y es que solo basta con pararse un momento y pensar en la variedad de calificaciones que existen nombradas de la misma manera.

Esa diversidad ha aumentado exponencialmente con la llegada de nuevos conceptos tecnológicos que han aumentado aun más la concepción de un determinado sustantivo. Este es el caso del término nube, algo que el diccionario recoge como “masa visible suspendida en la atmósfera, de color y densidad variables, formada por la acumulación de partículas diminutas de agua, o de agua y hielo, como consecuencia de la condensación del vapor de agua atmosférico”.

Ahora, las nuevas generaciones al escuchar estas dos sílabas se mueven hacia algo más tecnológico que los acompaña día a día, desde etapas educativas hasta posteriormente en su vida laboral. En la nueva nube se aloja mucha información personal y de trabajo que es accesible en cualquier momento y lugar por parte del propietario. Únicamente el propietario debe introducir sus credenciales de acceso y tener una conexión a la red.

Visto desde el lado empresarial, son estas nubes una herramienta principal para encarar los quehaceres laborales diarios. Plataformas de juego online como PartyCasino son un ejemplo nítido de esta nueva implantación tecnológica que pone a buen recaudo los datos de los usuarios que utilizan estos servicios. Las copias de seguridad de todas las compañías han cambiado y se han modernizado, no alojándolas en dispositivos físicos para mayor tranquilidad.

Este ejemplo de la nube solo es una poco de arena en el gran desierto que supone la reconversión tecnológica que se ha llevado a cabo a nivel mundial. Una cotidianeidad que ha virado 180º destronando todo lo físico y potenciando todo lo interactivo.

El futuro es seguro que seguirá yendo a potenciar aspectos como la nube. Una herramienta que empezó desde la nada y se ha convertido en algo primordial para millones de personas. Aplicaciones como WhatsApp o las redes sociales, también ponen de manifiesto esa modificación en un modelo de conectividad que ha superado todas las expectativas. Queda por ver lo que deparará el futuro, ya que lo que a día de hoy es novedad, en breve espacio de tiempo puede calificarse como obsoleto.

Edicions locals